Calma de piloto de avión en los negocios

Jeremías Martorell

Calma de piloto de avión en los negocios

En el último viaje que realizó, Jeremías Martorell, a Puerto Rico, una vez más, queda convencido de la analogía en los negocios a pilotear un avión, los pilotos mantienen una calma tremenda.

Jeremías Martorell, siempre tiene avioncitos en la oficina y en el hogar. Los pilotos son un gran ejemplo en los temas de negocios para los emprendedores y dueños de negocios como Jeremías Martorell, principalmente por lo que chequean antes de volar, hacen dos (2) checklist. Jeremías Martorell, es extremadamente observador y detallista, lo hace de manera objetiva, minuciosa y exhaustiva y especialmente a la hora de volar. Observa a los pilotos, ambos, tanto el piloto y el primer oficial, hacen el mismo checklist. Situación que poderosamente llama la atención de Jeremías Martorell.

Jeremías Martorell, ha comentado en reuniones con el equipo de trabajo, que los pilotos están preparados para enfrentar una emergencia en el aire; saben que es lo que deben hacer y la calma que mantienen, y esto último es lo más admirable. Por esa razón los pilotos de aviones, se han ganado el respeto y de ahí viene el título del post “Calma de piloto de avión en los negocios”.

La calma de piloto, es la que se debería tener en un negocio, en ocasiones escuchamos a dueños de empresas diciendo "Nosotros en la posición de Jeremías Martorell, con lo que está pasando ahora con el COVID-19 y debiendo 30 mil dólares de renta, los dueños de empresas no podrían dormir".

Es lo que diría un piloto con todas las turbulencias que pueden presentarse en el aire y es igual a las turbulencias que se presentan en la oficina o negocio de un dueño de empresas o emprendedor, inclusive si trabaja desde su hogar de manera remota. Las turbulencias que se manifiestan en el aire, Jeremías Martorell, las compara con las tácticas de un piloto a la hora de pilotear un avión, guardando las distancias entre el aire y la tierra. Los dueños de empresas tienen subidas, bajadas y en otras ocasiones pueden irse en picada, es así tal como ocurre con los pilotos. Entonces la pregunta es ¿Saldrían corriendo ante estas situaciones?. Pues no, Jeremías Martorell, diría “Ante todo, calma de piloto”.

Los pilotos realizan tres cosas, que tienen que hacer al pilotear un avión, las cuales son volar, navegar y comunicar. Primero que nada, hay que volar, ellos no van a comunicar primero y después volar, tienen que tener control de volar primero. Después a navegar, que sería hacia dónde se dirigen y por último es comunicar.

A veces vemos que en los negocio llega una crisis y sale el dueño, que si el coronavirus, habla con todos los vecinos, llama a los familiares; crea un ambiente de tensión y eso es incorrecto; no están volando ni están navegando lo que están haciendo es creando un ambiente de malas energías a su equipo de trabajo.

En el caso de Jeremías Martorell, tiene unos pasajeros que son todo el equipo de trabajo. Quienes están viendo al piloto que es Jeremías Martorell. Pero qué diría su equipo, si lo primero que hace cuando hay una crisis es comunicarle a todo el mundo situaciones tan comprometedoras, en las que se encontraría en momentos, dirán "se volvió loco", y con una media turbulencia. Todos pasamos por situaciones difíciles, y se tienen que enfrentar con calma de piloto de avión. Las experiencias negativas pasan y las buenas también. “Ante todo, calma de piloto”.