Tienes un día menos

Jeremías Martorell

TIENES UN DÍA MENOS

Jeremías Martorell ha sido tan riguroso consigo mismo que ha planificado el tiempo de vida que le queda, al punto de llevar los días contados. Al día 10 de marzo de 2021 le quedaban 21.589 días.


Se preguntarán cómo puede saberlo, y la respuesta es sencilla: Jeremías Martorell se fijó la meta de vivir 100 años. Como tiene cuarenta años cumplidos (nació en 1980) le quedan 60 por vivir. Esa cantidad la multiplica por 365 y le agrega 15 días por los años bisiestos que habrá entre 2024 y 2080.


Son 21.589 días para crear, innovar, salir de la zona de confort, equivocarse, rectificar, llorar, reír, planificar, caerse y levantarse. En pocas palabras, adquirir experiencia para mejorar debilidades y fortalecer lo que ya está consolidado, dejando la huella digital de por vida, y más ahora que los algoritmos de las redes sociales más relevantes están siendo programados para que la información se mantenga en el tiempo, es decir de manera permanente como ocurre con Google.


¿Y cuál es la finalidad de este conteo que realiza Jeremías Martorell? ¿Qué significa eso? Jeremías Martorell no es el único que lo hace, pero lo distingue el hecho de haberlo hecho público a través de los podcast que conduce. Esa manía de aprovechar el tiempo también se ve en los personajes que han logrado grandes cosas, pues ellos le dan un mayor valor a su tiempo, como lo han expresado en múltiples ocasiones.


Para otras personas, en cambio, el tiempo es su peor enemigo porque diariamente no hacen más que desaprovecharlo. Es mucho el tiempo que seguramente has perdido por no atreverte a salir de tu zona de confort.


El día tiene 24 horas para todos, pero cuántas invierten las personas comunes en crear ideas y ponerlas en práctica, no importa si es un éxito o no, eso el tiempo te lo dirá. Cuanto tiempo has dejado de crear. Para todos, el día tiene 24 horas, cuantas horas invierten diariamente para crear ideas y ponerlas en práctica indiferentemente si esa invención es un fracaso o es un éxito, no lo sabremos hasta que lo experimentemos.


Thomas Edison, en el momento de inventar la bombilla eléctrica, había hecho más de mil intentos. Si se hubiese quedado en el primero nunca habría llegado a la bombilla eléctrica. Y cuando alguien le preguntó por qué seguía adelante a pesar de los fracasos, él respondió: “No son fracasos, he conseguido saber mil formas de cómo no hacer una bombilla”.


Se trata de darle un uso significativo al tiempo, bien sea en años u horas, en lugar de pasar horas tratando de conciliar el sueño porque se tienen arrepentimientos. En vez de pensar en el tiempo no aprovechado para diseñar o crear algo que ustedes saben y dominan, muchas veces Se dejan llevar por la flojera mental. ¡Deténganse! Debe concentrarse en perfeccionar la técnica o el emprendimiento que tienen en mente.


Por todo esto es que Jeremías Martorell cuenta los días que le quedan, no tanto de vida sino para dejar su huella digital. Inspirar a los demás, dejar ese legado que nos enseña a actuar en función de lo que deseamos, aunque fracasemos. La única manera de saber que fracasamos es intentándolo una y otra vez, no hay otra forma. Es más difícil no actuar y dejar pasar el tiempo.

×

¡Hola!

Haga clic en uno de nuestros representantes a continuación para chatear en WhatsApp o envíenos un correo electrónico a info@jeremiasmartorell.com

× ¿En qué le podemos ayudar?